POR Martín Cagliani - 3 septiembre, 2009

Paredes verdes, muros vivos


No nos podemos quejar de falta de espacio para cultivar plantas, ya vimos aquí en Sustentator que pueden hacerse crecer en los techos verdes o vivos, y los sistemas hidropónicos para el hogar. Ahora les presentamos los muros verdes, también llamados paredes de cultivo.
Muro vivo en Halles à Avignon

Un muro vivo es una pared, ya sea solitaria, parte de un edificio o una medianera, que está completa o parcialmente cubierta de vegetación, del mismo modo que los techos vivos. Puede tratarse de la fachada de una casa o edificio, o a veces una pared interior. Por estas razones a veces se los llama jardines verticales.

Muro verde de 24 metros de altura y 460 metros cuadrados, en CaixaForum de Madrid, obra del botánico Patrick Blanc.¿Qué beneficios aporta una pared verde?

Las plantas nos dan muchos beneficios, filtran el aire de contaminantes, absorben humedad y calor, capturan los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, culpable del calentamiento global, y nos aportan oxígeno. En resumen mejoran nuestro ambiente no sólo visualmente, y al reducir la temperatura también permiten ahorrar energía.

Muchos edificios padecen del “síndrome de edificio enfermo”, que se refiere a una serie de enfermedades que se padecen por la contaminación del aire en espacios cerrados. Las paredes verdes pueden solucionar esto, filtrando y purificando el aire que respiramos.

¿Pero en qué consiste un muro verde?
muro vivo en Jean Nouvel- Fondation Cartier No se trata de una pared cubierta por una enredadera, como se puede ver en muchas fachadas de casas y edificios, sino paredes que tienen compartimientos entre dos láminas de material fibroso que sirven de anclaje para que las plantas puedan enraizar.

Del mismo modo que veíamos en los techos vivos, hay sistemas que tienen una especie de suelo entre esas capas, otros que sólo tienen regadores hidropónicos, o sea que prescinden del suelo necesario para las plantas, y les aportan sus sales minerales vitales mediante unas soluciones minerales.

Hay dos tipos principales: los muros vivos y las fachadas verdes.

Estas últimas están hechas de plantas enredaderas que pueden crecer directamente en la pared o en estructuras especialmente diseñadas. En ambos casos las raíces de las plantas están en la tierra, en el suelo, no directamente en las paredes.

Esa es la diferencia con un muro vivo, en el cual las raíces crecen en la pared misma. Están hechos con paneles modulares que suelen ser contenedores de plástico de polipropileno. Allí tienen sistemas de riego, y un medio en el cual puedan crecer.

De estos muros vivos, están los que se conocen como paredes activas, que unidas al sistema de ventilación del edificio, soplan aire a través de la pared que luego circula por todo el edificio

Artículos recomendados

.

 


comenta aqui