POR Martín Cagliani - 25 julio, 2011

Hidrogeno a partir de agua con luz solar


Bien sabe un sustentator que, cómo el nombre lo dice, los combustibles fósiles tienen los días contados. Pero como cualquier especie que se resiste a extinguirse, es difícil batallar contra las grandes petroleras si la nueva tecnología que se ofrezca como reemplazo no es más barata. Hacia allí apuntan investigadores ingleses que utilizando la nanotecnología han logrado aprovecharse del sol para producir combustible de hidrógeno limpio y barato.

image Diversas marcas de autos e investigadores de todo el mundo están a la caza de una forma sencilla y barata de obtener hidrógeno, un combustible que puede ser la mejor competencia de los derivados del petróleo o del gas.

El hidrógeno es algo inagotable y que lo encontramos en la naturaleza, el problema es que la forma más sencilla de conseguirlo es dividiendo al agua en sus componentes H2O, dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Esas dos moléculas de hidrógeno son un gas inflamable a temperatura ambiente. Hay dos formas de aprovecharlo, una es justamente quemándolo y produciendo una combustión, que no cambia mucho de la que se realiza en los coches comunes con nafta, gas oil, alcoholnafta, gas, etc. El beneficio del hidrógeno es que no contamina y es inagotable. Otra forma de aprovechar al hidrógeno es en pilas de combustible, que allí el hidrógeno se utiliza para alimentar a un vehículo eléctrico.

El tema con el hidrógeno es que no se lo encuentra sólo en la naturaleza como para aprovecharlo, sino que hay que obtenerlo descomponiendo otros compuestos. No todos esos compuestos son limpios y amigables con el medio ambiente. La mejor elección en este camino es el agua.

Los científicos de las Universidades de Manchester, Inglaterra, en colaboración con investigadores de las Universidades de East Anglia, York y Nottingham han desarrollado un sistema que se vale de la nanotecnología para obtener hidrógeno a partir del agua. Lo que han creado es un aparato nano-solar que se vale de “puntos cuánticos”, o racimos de materiales semiconductores que pueden absorber la luz solar.

Cuando la luz del sol es absorbida se crean transportadores de corriente eléctrica. Junto a moléculas catalizadoras injertadas a la superficie de los puntos cuánticos, esto crea el nuevo combustible, como por ejemplo el hidrógeno a partir de agua. Pero lo interesante es que el sistema también se puede usar para hacer que el gas metano de los desechos de la ganadería se convierta en metanol (biocombustible) o que el dióxido de carbono se convierta en monóxido de carbono, otro combustible.

Pero sin duda el que a un sustentator más le interesa es el hidrógeno, el más limpio y renovable de todos. Este invento podría utilizarse en la industria de la energía solar, para almacenar el excedente a fin de utilizarlo cuando la luz del sol escasea. O incluso que ese combustible generado se pueda transportar hacia otros sitios, o alimentar vehículos en la zona donde hay un parque solar.

Como siempre decimos aquí en Sustentator cuando analizamos desarrollos como este, no hay que entusiasmarse, ya que para que esto se vuelva comercializable van a pasar unos cuantos años, y para que pueda revolucionar el uso de la energía podrían llegar a pasar incluso décadas. Pero como vemos año tras año, la tecnología está evolucionando cada vez más rápido, ya no en cuestión de décadas, ni de años, sino mes a mes.

Fuente: ScienceDaily

Artículos recomendados

 


comenta aqui