POR Lluís Torrent i Bescós - 14 diciembre, 2011

España es el país con mayor superfície forestal de Europa


España es, con 27,5 millones de hectáreas, el país con la mayor superficie forestal en Europa, lo que supone más de la mitad de su territorio, según el séptimo Informe Anual ‘Sostenibilidad en España 2011′, del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), con el que conmemora la celebración del Año Internacional de los Bosques.

El informe apunta que España es el país donde más han crecido los ecosistemas forestales entre 1990 y 2005, periodo en el que han aumentado en 4,4 millones de hectáreas (a razón de 296.000 hectáreas anuales), que suponen más del 40 por ciento del crecimiento forestal en Europa. Esta superficie equivale a la mitad de la Comunidad de Madrid.

El contrapunto es, según el estudio, la falta de una gestión guiada en principios de sostenibilidad. En este sentido, indica que “solo” un 12,3 por ciento (3.376.081 ha) de la superficie forestal tiene algún plan de ordenación, una cifra “muy inferior” a la de la Unión Europea-27, donde “al menos” 22 países tienen más del 45 por ciento de su superficie arbolada de forma ordenada.

Ésta es una de las principales conclusiones recogidas en el séptimo informe anual, presentado el pasado viernes 2 de diciembre en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y que recoge y analiza distintos aspectos sobre la situación de la sostenibilidad en el territorio español.

Además, el informe del OSE explica que España sigue siendo el primer país de la Unión Europea en superficie destinada a la agricultura ecológica, ya que se cultivan más de 1,5 millones de hectáreas, lo que representa un incremento del 3 por ciento respecto al año anterior y un 104 por ciento respecto de 2005.

En el ámbito energético apunta que en 2010 las energías renovables superaron “por primera vez en España” al resto de fuentes de energía en la producción bruta de electricidad, ya que representaron un 35,4 por ciento del total y la energía eólica logró un 45 por ciento de la producción de electricidad de origen renovable.

En cuanto a la intensidad energética, el informe subraya que esta aumentó respecto al año anterior en la economía española en 2010, rompiendo la tendencia descendente de los últimos cinco años, como consecuencia del repunte experimentado tanto en el consumo de energía primaria como final muy superior al del PIB, aunque añade que su impacto en Emisiones de Gases de Efecto Invernadero se ha visto atemperado por el mayor peso de las renovables.

Asimismo, manifiesta que el incremento en la participación de energías renovables, como componente esencial de un modelo energético más sostenible, supuso un descenso del grado de dependencia energética del 3 por ciento respecto al año anterior, situándose en el año 2010 en el 74,1 por ciento, aunque “aún se sigue lejos del valor medio de dependencia de la UE, que ronda el 50 por ciento”.

El séptimo informe del OSE revela una “mejora relativa” de los indicadores ambientales ya que antes de 2007, 15 indicadores mostraban una tendencia negativa, mientras que a partir de ese año, los indicadores ‘rojos’ han descendido a seis. Por eso, el informe concluye que hay una tendencia de mejora progresiva de la calidad del aire, aunque en las grandes ciudades hay situaciones frecuentes de alta contaminación con severos impactos para la salud y la calidad de vida de los ciudadanos.

Vía: Ecoticias


comenta aqui