POR Martín Cagliani - 19 marzo, 2012

Botella de vino, qué hacer con ellas


Ser un buen amante del vino no tiene por que entrar en contradicción con quien quiera ser un buen Sustentator. El mundo del vino suele estar rodeado de diversos ítems que la mayoría termina desechando en la basura, cuando en realidad todo puede reciclarse o reutilizarse.

Según el experto en huellas de carbono Mike Berners-Lee, basado en un estudio que realizó para una cadena de supermercados de Estados Unidos, una botella de vino típica tiene una huella de carbono de entre 1 y 1 kilo y medio de CO2e, es decir que esa es la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera por cada botella que llega a nosotros. La cantidad dependerá de si estamos comprando un vino local o uno importado. Si el vino en cuestión viene en tetrabrick, es decir en envase de cartón, se reduce a la mitad la huella de carbono, pero se entiende que el buen bebedor de vino no recurre a los que vienen en esos envases.

Si vamos a beberlo hagamos que la huella de carbono que hemos creado con la botella de vino, evite la creación de otras nuevas. ¿Cómo? Reciclando y reutilizando todo. Desde la botella, el corcho, la caja en la que venga e incluso esas redecillas de plástico con las que vienen protegidas a veces.

El vidrio es reciclable, y hay muchos lugares que lo hacen, infórmense de dónde dejar las botellas de vidrio asegurarse de que sean recicladas, arrojarlas en la basura no nos asegura que terminen en una planta de reciclaje.

Los corchos pueden llegar a reciclarse y a reutilizarse. Están que son realmente de corcho, es decir fabricados con la corteza de alcornoque, y los que son recubiertos en plástico o completamente de plástico. Los que son de corcho y también los sintéticos, pueden llegar a ser reciclados, hay que informarse de dónde. Diversas organizaciones los juntan, averigüen en su ciudad dónde están estos lugares, con alguna rápida búsqueda en Google alcanzará para encontrarlos. No se volverán a utilizar para la industria del vino, pero sí se pueden reciclar en tableros de aglomerado o revestimientos.

Pero también pueden ser reutilizados, es decir dándoles un segundo uso, como por ejemplo para volver a tapar otras botellas. Los de plástico son mejores para eso, ya que no se rompen. Los otros se pueden juntar y armar tableros de corcho para colgar notas. También para fabricar un apoyadero para recipientes calientes, como una pava de mate, o una fuente recién salida del horno.

Como este caso, de una simple botella de vino, existen miles. Siempre hay que pensar en reducir, reutilizar y reciclar. ¿Qué sugieren ustedes hacer con todo eso que no podemos reciclar de las botellas de vino?

Artículos recomendados


comenta aqui