POR Martín Cagliani - 21 septiembre, 2012

¿Cómo se recicla el vidrio?

PUBLICADO EN DestacadosReciclado

El vidrio puede reciclarse de forma indefinida, no siempre debe ir a la basura algo de vidrio que se les haya roto, o una botella cuyo contenido hayan terminado. Aunque no lo parezca, por la superabundancia de productos de plástico, el vidrio forma una parte importante de la basura que se genera en las ciudades.

El vidrio ocupa mucho espacio y es pesado, por lo que insume un gasto mayor de energía en el transporte y en el tratamiento de esos desechos. El vidrio es ciento por ciento reciclable, no hay límite a la cantidad de veces que puede reciclarse.

 

Igualmente, primero infórmese bien antes de arrojar algo de vidrio a un contenedor de reciclaje, aquí en Sustentator tenemos una guía, no todo el vidrio es igual. También puede ser reutilizado sin necesidad de romperlo y refundirlo, ya que es higiénico y puede lavarse para que sirva otra vez. Al reciclarlo o reutilizarlo, se ahorra alrededor de un 30% de la energía que si se hubiese tenido que fabricar desde sus componentes originales, la arena, caliza y carbonato de sodio. También se evita un 20% de emisiones de gases de efecto invernadero, y un 40% de contaminación del agua. Cada tonelada de vidrio reciclado evita la emisión de unos 315 kilos de dióxido de carbono liberados durante la fabricación.

El proceso de reciclaje del vidrio requiere de unos hornos especiales que lo vuelven a fundir, pero antes de ello se necesita de una selección fina. En las plantas de reciclaje de vidrio se realiza un tratamiento del mismo donde es separado por composición química y luego por color. No todas las plantas de reciclaje están preparadas para todos los tipos de composiciones químicas, ni tampoco para reciclar todos los colores, ya que cada tipo de vidrio debe ser reciclado por separado, sino puede arruinar toda una partida.

El vidrio retiene su color luego del reciclaje, por eso es que se separan, esto implica un gran ahorro a la hora de colorear un vidrio fundido desde cero. Los más comunes son los transparentes, verdes y marrones. También hay diferentes tipos de vidrio, como por ejemplo las botellas tienen una composición especial, sin plomo, ni otros agregados que se les suele incorporar a los vidrios de ventanas, parabrisas de coches, o incluso el cristal. Por lo que deben ir por separado, siempre.

Una ves separado, el vidrio es tratado y lavado para eliminar todo tipo de impurezas, como grasas, papel, etc. Luego es triturado hasta convertirlo en pequeños trozos, que son pasados por imanes para retirar cualquier tipo de metales que puedan quedar. A esto que queda se lo llama calcín, que es enviado a las calderas donde serán fundidos a unos 1600 grados centígrados, y mezclados con arena, hidróxido de sodio y caliza, para posteriormente volver a ser moldeado en nuevos productos como botellas o jarras, u otros tantos usos.

Artículos recomendados


comenta aqui